Los tipos de ácidos hialurónicos

  • Publicado febrero 5, 2015 4:24 pm

El ácido hialurónico se ha convertido en uno de los sistemas de relleno facial más recurrentes. Todos los expertos coinciden en señalar que la naturalidad y el rejuvenecimiento que proporcionan al rostro son inmejorables. Además, tienen un efecto de hidratación del tejido cutáneo que contribuye a su permanencia.

acido hialuronico

Hay tres composiciones básicas en las que el ácido hialurónico es el protagonista, cada una de ellas especialmente indicada para tratar un problema concreto. Si las arrugas a tratar no son muy profundas, las conocidas patas de gallo y las del área peribucal generalmente, es mejor una fórmula menos cohesiva. Si se necesita un implante denso, para corregir la zona del entrecejo, la nasolabial y las arrugas malares hay que elegir una ácido hialurónico de cohesividad medida. Finalmente, el de mayor nivel de cohesividad se recomienda para aumento de labios, de pómulos y contorno de rostro.

Para optimizar los resultados, hay otras recomendaciones interesantes. Por ejemplo que a la sesión de tratamiento, le diga una segunda, al cabo de un mes, en la que se realicen los retoques necesarios para que el resultado sea el deseado. También hay que tener en cuenta que, con el paso del tiempo, el ácido hialurónico va notando un descenso en sus niveles, más que nada en cara, cuello, escote y manos. Precisamente es la cohesividad la que proporciona mayor duración.

Recordar que este material está especialmente pensado para infiltrarse bajo la piel, forma en la que se obtienen los mejores resultados en hidratación, elasticidad y firmeza.

Deja un comentario